Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Valores’

Por José L. Torres
Fotografía por María M. Nieves

El 25 de octubre de 2011 estuve al centro de envejecientes CAMPEA en el sector Hato del Barrio San Salvador de Caguas, Puerto Rico. Donde conocí a varios envejecientes de la edad dorada de diferentes edades.

Ellos se reúnen allí todas las mañanas para compartir entre todos, recordar esos momentos especiales de su vida y disfrutar los años de vida que les quedan.

En cuanto empecé a entrevistarlos todos querían hablar a la misma vez, ya que no tienen personas que los escuchen.  Algunas preguntas que les hice fueron:

¿Cómo quisieran que los recordaran?

“Me gustaría que me recordaran como una persona humilde, luchadora por mi familia, ser un ejemplo para la juventud que está subiendo ahora; pero sobretodo que me recuerden con amor a Dios”.

¿Qué los hace felices?

“Levantarnos cada mañana y darle gracias al Señor porque nos dio un día más de vida”.

¿Por qué es importante dejar huellas?

“Dejar huellas es importante porque nos indica que debemos vivir y ser originales; sin apariencia, sin hipocresía. Por lo general buscamos ser aceptados(as) y reconocidos(as) por nuestras apariencias y falsedades. Dejar huellas es como dar amor sin esperar algo a cambio, ejercer una profesión con dedicación y vocación sin esperar elogios o premios, compartir una amistad sin poner condiciones, ayudar a alguien por amor y no por compromiso u obligación, ser generosos(as) por voluntad y no por egoísmo”.
¡Estas palabras me encantaron!

¿Qué valores les inculcaban en aquellos tiempos?

  • Educación

  • Religión – Amar a Dios sobre todas las cosas

  • Respeto

  • Humildad

  • Lealtad

  • Esfuerzo

  • Dedicación

“Estos son los valores principales que nos inculcaban”

¿Se han perdido los valores hoy en día?

“Lamentablemente, los valores si se han perdido; se han perdido por las drogas, por las bebidas alcohólicas, etc., pero también se han perdido los valores porque los padres no inculcan a sus hijos desde pequeños a asistir a la iglesia.  Si los padres los llevaran desde pequeños a la iglesia se podrían evitar los asesinatos, se podría evitar que los hijos caigan en las drogas entre otras cosas”.

¿Qué opinan sobre la tecnología?

“La tecnología sirve para el que la sabe usar correctamente. También pienso que ha perjudicado a la sociedad”.

¿Cómo era la educación en esos tiempos?

“Antes la educación era hasta el tercer grado ya que los hombres desde pequeños se tenian que dedicar a la agricultura y las mujeres a las labores domésticas”.

Esta visita a CAMPEA cambió la visión que tenía de los envejesientes. Estas personas necesitan más gente que los acompañe para escucharlos y darles cariño. Ya que algunas personas ni se acuerdan de que ellos tambien existen en este mundo.

 

Participantes de este reportaje:

Ana Ayala – 82 años

Isabel Morales – 81 años

Roberto Reyes – 73 años

Elsie Hernandez – 84 años

Gloria Martinez – 67 años

Dolores Nuñez – 79 años

 

Comparto estas palabras que realmente llegan al corazón…

DÉJALO HABLAR

….. porque hay en su pasado un tesoro lleno de verdad, de belleza y de bien.

DÉJALO VENCER

….. en las discusiones, porque tiene necesidad de sentirse seguro de sí mismo.

DÉJALO IR A VISITAR

…. a sus viejos amigos porque entre ellos se siente revivir.

DÉJALO CONTAR

…. sus historias repetidas, porque se siente feliz cuando lo escuchamos.

DÉJALO VIVIR

…. entre las cosas que ha amado, porque sufre al sentir que le arrancamos pedazos de su vida.

DÉJALO GRITAR

…. cuando se ha equivocado porque los ancianos como los niños tienen derecho a la comprensión.

DÉJALO TOMAR UN PUESTO

…en el automóvil de la familia cuando van de vacaciones, porque el próximo año tendrás remordimientos de conciencia si ya no existe más.

DÉJALO ENVEJECER

… con el mismo paciente amor con que dejas crecer a tus hijos, porque todo es parte de la naturaleza.

DÉJALO REZAR

… como él sabe; como él quiere, porque el adulto mayor descubre la sombra de DIOS en el camino que le falta recorrer.

DÉJALO MORIR

… entre brazos llenos de piedad, porque el AMOR de los hermanos sobre la tierra, nos hace presentir mejor el torrente infinito de amor del PADRE en EL CIELO.

Autor desconocido

 

¡Anímate y visítalos! 

Read Full Post »

Por Xiomarys Rosario
Fotografía por María M. Nieves

Como todos sabemos nuestros padres o abuelos pasaron una época distinta a la de hoy en día.
¿Por qué era distinta la época de nuestros abuelos?
Porque nuestros abuelos les inculcaron valores a nuestros padres que hoy en día, nosotros los jóvenes, no le prestamos tanta importancia. La sociedad en la que estamos viviendo hoy es orgullosa, comparada con la del tiempo de antes, porque la juventud no se conforma con un bulto de $3.00  Antes nuestros padres utilizaban bolsas para cargar los materiales de la escuela entre otros. No había tanta oportunidad de enseñanza.
Su trabajo se basaba en el cultivo de la caña, arroz, café, entre otros. Todos dormían en un pedazo de madera y se arropaban con un saco. Algunos de ellos almacenaban agua en un barril. Utilizaban higueras para comer, planchaban con una plancha de carbón encima de una tabla. También usaban un molino para moler el café y el arroz. Su aseo personal no era como el de hoy, porque se bañaban una vez a la semana y era los sábados. Se cepillaban los dientes con una planta a la que llaman “caíllo”, limpiaban sus necesidades con la tusa q sacaban del maíz y aseaban su ropa con un jabón azul grade llamado jabón de malanga. Es verdad que su ropa, comparada con la de esta época no quedaba tan limpia.

En esos tiempos no existían tantas enfermedades debido a que ellos consumían los frutos de sus propias cosechas y no había tantos procesos. Tenían remedios caseros  como el tocino que quita toda la infección de la herida entre otros. Pero las mujeres no se quedan atrás. Ellas utilizaban una planta llamada  sanguinaria para maquillarse. Se ponían tiritas de papel en el pelo para formar rizos. Todas ellas se vestían de forma conservadora. Nuestros envejecientes eran tan creativos que hasta se inventaron sandalias hechas de cartón.

Algunos pensamos que porque nuestros ancianos estén en la edad dorada toda su vida es aburrida. A veces olvidamos que existen y no les brindamos la atención que ellos necesitan. Si tienes a tus abuelos vivos comparte con ellos su pasado y veras que te divertirás con todas las travesuras que hicieron. Recuerda nuestros ancianos son la luz de nuestros caminos. Cuídalos son un tesoro valioso,  no los hagas sufrir que tarde o temprano te harán mucha falta.

Participantes de este reportaje:

Celia Rodriguez – 70 años
Paulino Flores  –   80 años
Margarita Torres   –  65 años
Encarnación Torres   –  77 años
Antonio Ruiz  –  65 años
Isidoro Arroyo   –  70 años
Carlos Figueroa  –   74 años

Read Full Post »

Allá en ese monte…

Por Julianiz Calderón
Fotografía por María M. Nieves

El 25 de octubre de 2011 fuimos a el centro de envejecientes CAMPEA en el sector Hato, del Barrio San Salvador en Caguas. Allá en ese “monte”, como muchos llaman, es donde se encuentra este centro. Al llegar al lugar nos encontramos con muchos “abuelitos” sonrientes. Llegamos y nos presentamos, al instante comenzamos nuestra labor periodística.
Hablamos de muchas cosas, sin embargo estas fueron las preguntas guías que nos permitieron vivir una mañana inolvidable:
  • ¿Cuál es el secreto de la felicidad?

“Nuestro secreto para la Felicidad en realidad no existe, sólo nos amamos unos a los otros, nos respetamos, nos damos la mano a aquel que la necesita y sobre todo el amor y respeto a Dios.  Esto nos sirve para vivir felices, o como bien se nos preguntó, ese es ‘nuestro secreto de la felicidad’”.

  • ¿Qué Huellas les gustaría dejar para los jóvenes de ahora?

“Nos gustaría dejar la huella de la Paz, el Amor, la Comprensión, la Sabiduría, la Perseverancia y sobre todas las cosas el Respeto que se ha perdido”.

  • ¿Qué significa la Vida para ustedes?

“La vida para nosotros significa MUCHO. Entre eso se encuentra la unión, la oportunidad de aprendizaje. Experiencia, amor y sobre todo el respeto a las personas mayores “

  • ¿Qué huellas les dejaron inculcadas a ustedes?

“El Amor y el Respeto a Dios y a la Virgen al igual que a nuestro prójimo”.

  • ¿Qué valores inculcaron o inculcarían como huellas para que los jóvenes de hoy día los vivan?

“Inculcaríamos como huella para mejorar el mundo, el amor hacia los demás y exhortarlos a que cumplan sus sueños y metas”

  • ¿Qué les gustaría cambiar de nuestra sociedad actual?

“ Cambiaríamos las guerras, los crímenes, la violencia, el maltrato, la corrupción, pero todo esto se hace con amor de parte de todos”.

  • En cuanto a tecnología, ¿Qué les gusta y que no?

“Nos gusta toda la tecnología en especial le televisión y el ‘Internet’, lo que no nos gusta es el uso que le dan las personas con mente mala.”

  • ¿Qué cosas han hecho utilizando la tecnología, específicamente, el ‘Internet’?
“Nos comunicamos con el mundo, aprendemos sobre diferentes culturas y nos transportamos a diferentes lugares a través de imágenes,  video chat etc.”
Me faltó hacerles la pregunta sobre que pensaban acerca de nuestra visita, pero en sus rostros observé la alegría e interpreté la contestación. Con una sonrisa en cada uno de ellos nos contestaron todo. Fue una visita fantástica y espero que las personas que lean esto en el Blog corran a visitar el centro de envejecientes más cercano, y más aún, compartan con los envejecientes en sus familias y aprendan mucho con estas personas tan maravillosas.

Participantes de este reportaje:
Julia Rodríguez – 70 años
Juana Carrasquillo – 72 años
Maria Colón – 81 años
Valentina Carrasquillo – 73 años
Luisa Torres – 67 años
Monserrtae Garriga – 84 años
Isabel Piñeiro – 71 años
Felicita Roman – 72 años

Read Full Post »

Por Ninoshka Rodríguez

Fotografía por María M. Nieves

El secreto de la vida es “Ser feliz y vivir la vida minuto a minuto”.

En la espectacular aventura en CAMPEA-Hato el 25 de octubre de 2011, se respira felicidad, armonía, paz y sobre todo un ambiente familiar. He descubierto que cada uno de esos bellos seres de edad madura tiene una caja de sorpresas por compartir y contar. Al hablar con ellos, fluye una gran exactitud. Al llegar a esa edad y vivir las mismas experiencias los hace compartir muchas vivencias por igual. Entre todas aquellas huellas de vida de las cuales hablamos, las respuestas fueron muy especiales.

  • ¿Cómo les gustaría ser recordados?

Nos gustaría ser recordados como jóvenes, un legado, un ejemplo a seguir. También como personas importantes que fueron parte de la vida.

  • Para ustedes, ¿qué significa la vida?

Para nosotros, la vida es un regalo de Dios que debemos conservar, saber vivirla sin preocupaciones. Que para vivir una vida de calidad tenemos que empezar a amarnos a nosotros, para luego amar a los demás.

  • ¿Qué es lo que más les da felicidad?

¡TODO!, como estar aquí en familia, entre compañeros y con ustedes hoy. Estar aquí porque, aquí todos somos más o menos de la misma edad y nos sentimos a gusto. Como de que ustedes, la juventud ha venido y quieren oír nuestras historias, ya que no muchos acuden a nosotros para escucharnos.

  • ¿Cómo los educaron sus padres a diferencia de cómo hoy en día se educa a los niños?

Primero nos educaban con valores cristianos, luego te inculcaban los valores de la moral, nos supervisaban más, siempre estaban pendientes de nuestros actos. En las escuelas, nos velábamos mutuamente, si mi amigo cometía o hacía algo malo, por el bien de él, teníamos la responsabilidad de decírselo a su padre para que lo reprendiera. También, en saber compartir como comunidad, compañeros. La comunicación entre todos. No teníamos MODA como ahora, íbamos a la escuela sin zapatos. Pero no nos sentíamos humillados por eso; porque nadie se burlaba de nosotros.  Si yo iba sin zapatos, mal vestido; el vecino iba igual, porque todos teníamos la misma economía. Muy diferente a la de ahora, ya que los padres de hoy en día nos dejan a cargo sus hijos, a nosotros  los “abuelos”. Les dejan la responsabilidad total a los abuelos y maestros. No le enseñan responsabilidades, no los conducen en los caminos de Dios y no le dan importancia al futuro del joven.

  • ¿Qué ustedes piensan de la vida de los jóvenes hoy día?

Bueno, para como nosotros la vemos, hay mucha libertad; es decir, LA SOCIEDAD DEL LIBERTINAJE. No se le puede dar mucha libertad, como a una chiringa, soltarle hilo, pero al tiempo ir recogiendo el hilo poco a poco. Dale vuelo, pero cuando ya se va alejando recoger hacia atrás. Pensamos que el hogar, la escuela, los padres y estudiantes deben de trabajar a la par, porque el hogar es la iglesia doméstica; de ahí sale la fe cristiana. La escuela te preparan para el futuro, para un mundo desconocido. Si se consiguiera eso, ese mundo no estuviera como está. No es que digamos que está perdido, porque aún tenemos fe en ustedes: el futuro, los jóvenes de hoy. Nosotros no hemos contaminado este mundo, la calle está afectando, no nosotros.

También, pensamos que antes como la mujer no tenía que trabajar fuera ni salir de su hogar no se daban estos sucesos, porque la madre del niño estaba ahí para educarlo y enseñarlo a ser buena gente.

También, hay mucha vagancia de los jóvenes, como por ejemplo, ya no es como antes, ahora ni te tienes que levantar del sofá para prender el televisor solo “clic” y ya está prendido. El agua ya no hay que buscarla, solo abres la pluma y ahí está el agua.

Las muchachas de hoy en día que no se cuidan. Un consejo que le damos: antes de enamorarte aprende a cocinar. Consejo que se refiere a todo sentido de la palabra, ya que si no sabes cómo cuidar a un bebé, cómo quieres ser madre. Si no sabes mantener un hogar, ni sostenerte por ti misma, como quieres ser esposa.

Las leyes que hay ahora, como esa de protección a los niños, antes a nosotros nos daban unas clase de pelas, pero de esa aprendíamos y nos poníamos derechitos. Ahora no, ahora tú no puedes tocar, ni pegarle porque es maltrato y hasta te ponen preso por tratar de enseñarle a tu hijo lo correcto.

  • ¿Qué consejo ustedes le darían a la juventud de hoy día, ya que ustedes han vivido muchos años en la vida? Un consejo que nos ayude a llegar a la bella edad que ustedes tienen.

Primero asistir a la iglesia. Buscar siempre el camino de Dios. Enfocarse en sus estudios para que puedan lograr un buen futuro. Si siguen estudiando van a tener un futuro maravilloso. Mantenerse alegrados de las drogas, ya que eso es rocharse la vida y todo lo demás que afecte su salud. Y tener en mente que EL QUE NO COJE CONSEJO NO LLEGA A VIEJO. A que la juventud aprenda a escuchar y a oír (que no son las mismas cosas).

. También, que las niñas se cuiden. En especial a coger consejos de sus padres, ya que ellos solo quieren el bien para ellos y lo hacen por su bien.

ir a la iglesia. Buscar siempre el camino de Dios. Enfocarse en sus estudios para que puedan lograr un buen futuro. Si siguen estudiando van a tener un futuro maravilloso. Mantenerse alejados de las drogas, ya que eso es dañarse la vida y todo lo demás que afecte su salud. Y tener en mente que “EL QUE NO COJE CONSEJO NO LLEGA A VIEJO”. A que la juventud aprenda a escuchar y a oír (que no son las misma

  • ¿Algún suceso de su vida que ustedes recuerden? ¿Algún suceso que haya cambiado su vida?

Uno contó de que tuvo que dejar los estudios para buscar una mejor vida. Ir a Estados Unidos y no poder estudiar lo que él anhelaba, que era ser ebanista, y terminó estudiando para ser cocinero.

 Todos dijeron que por ser pobres no pudieron estudiar más de un quinto grado, ya que tenían que trabajar para llevar comida a su casa.
  • ¿Qué piensa de la vida de los jóvenes ahora? ¿Qué creen deberíamos cambiar?

Una contó una experiencia muy cómica. A ella no le daban dinero para ir a la escuela, así que una vez el papá de ella le dio un huevo para que se lo comiera de desayuno, pero ella no se lo comió fue a una tienda e intercambio el huevo por dulces. Lo cómico de todo esto era que el huevo no estaba “sin cocinar”, sino que estaba cocido y lo vendió como que estaba sin cocinar. También, contó que una vez su hermana quería que la gallina pusiera huevos para ella intercambiarlos, pero como la gallina no avanzaba a poner ella cogió un cuchillo y la abrió por la misma mitad y le sacó los huevos y luego cogió la gallina y la tiró hacia el cafetal.

Para nosotros, el no poder lograr unas metas es como un fracaso en nuestras vidas.Una para tener unos zapatos tuvo que trabajar y ahorrar poco a poco, entonces se compró unos zapatos que hacían con gavetes. Que eran muy incómodos y feos. Además para su primera comunión uso el mismo traje que usaba todos los días.

La vida de los jóvenes ahora está muy desordenada, no escuchan consejos. La falta de respeto que tienen hacia lo mayores. La violencia en las calles, las matanzas por los puntos de droga y también no respetar a las personas de nuestra sociedad.

  • ¿Cómo los castigaban a ustedes cuando jóvenes?

A correazo limpio o sino nos mandaban a una esquina a verla todo el día. Encerrarte en e

l cuarto sin nada, no como ahora que están con televisor y todas esas cosas. Si no cumplías estos castigos entonces te daban uno peor.

Todos estos golpes, cantazos, castigos nos ayudaron a ser las personas que somos hoy en d

¿Algunos juegos que jugaban ustedes?ía.Nosotros jugábamos algunos juegos como el Jacks, pelota, chiringa, trompo, gallitos etc. Todos estos juegos dependían de tu sexo, ya que en ese tiempo existía mucho el machismo y una fémina no podía jugar baloncesto porque eso era más que de hombres.

  • ¿Cómo ha sido esta experiencia de compartir con nosotros en el día de hoy?

¡Ha sido fenomenal! Ya que por ser mayor edad no muchos se sientan a escuchar nuestras historias. Nos sentimos muy orgullosos de que seamos parte de sus proyectos. Esperamos que sigan con su entusiasmo porque eso mismo los va a llevar a la grandeza.

Participantes de este reportaje:
Elisa Garriga- 77 años
Dominga Vega- 73 años
Virginia Colón- 68 años
José E. Jesús- 65 años
Tomasita Flores- 77años
Marcelo González- 76 años
Fernando Figueroa- 95 años

Gracias a todos por la experiencia y oportunidad tan bella!

Read Full Post »


12 Los buenos florecen como las palmas

y crecen como los cedros del Líbano.
13 Están plantados en el templo del Señor;
florecen en los atrios de nuestro Dios.
14 Aun en su vejez, darán fruto;
siempre estarán fuertes y lozanos,
15 y anunciarán que el Señor,mi protector, es recto y no hay en él injusticia.

Salmo 92, 12-15

El tiempo sigue su paso lento, sin prisa, sin pausa.  Con los segundos y minutos exactos que nos regalan el privilegio de existir. A veces pensamos que va demasiado rápido y se nos escapan los momentos que quisiéramos perduraran un poco más.  Sin embargo, la vida es así, nuestro paso por esta existencia tiene un tiempo y espacio definido que no es controlado por nosotros mismos.  Por eso lo menos que podemos hacer es vivir cada instante con gratitud, compromiso y responsabilidad.

Una vez vivimos un momento único en nuestras vidas, ya no podemos regresar al mismo para cambiar lo que hicimos, decimos o decidimos.  Sólo nos queda mirar atrás en el tiempo y recordar nuestro pasado.  Aprender de nuestros errores para no repetirlos y celebrar con sencillez los momentos memorables que nos regalaron tantas sonrisas y felicidad.

Es así como llegamos a la otra orilla de la vida, la orilla desde donde se contempla nuestro pasado mirándolo serenamente desde nuestro presente. Es la orilla donde el tiempo ha pintado de blanco nuestros cabellos, ha regalado infinitas enseñanzas a nuestro corazón y serenidad a nuestra mirada: la vejez.

Es la orilla donde nos damos cuenta que somos la obra perfecta de la creación, que DIOS ha sido quien nos ha acompañado en cada parte del camino. Que ha sido DIOS quien nos ha hecho florecer, permanecer de pie en medio de las tormentas de la vida y nos permitió vivir una vida hermosa llena de mágicas sorpresas cada día.  Por eso es que DIOS es el más importante desde este otro lado de la vida, porque sentimos la cercanía de nuestra vuelta a casa, nuestro regreso al Paraíso.

¿Y en dónde buscar entonces a esos héroes y heroínas del presente que en un pasado fueron abriendo caminos, sembrando semillas, conquistando montañas, construyendo puentes, regalando abrazos y sonrisas?  En nuestras familias,nuestras comunidades, nuestros centros de edad dorada, nuestros pueblos, nuestros países, en el mundo entero.

El pasado 25 de octubre de 2011 fue un día único, cinco de mis estudiantes: Ninoshka, Julianiz, Xiomarys, José y Gabriel; y dos maestros: Sr. Juan A. Martínez -a quien agradezco su incondicional apoyo- y esta servidora, visitamos el Centro de Actividades para las Personas de Edad Avanzada en el sectorHato (CAMPEA-Hato) del barrio San Salvador en Caguas, Puerto Rico. Una vez allí la directora del centro, la Sra. Raquel Rodríguez y la coordinadora de actividades, la Sra. Wanda Tirado nos recibieron con una hermosa bienvenida. Estamos muy agradecidos de sus atenciones y de los otros empleados del centro que también disfrutaron del momento.

Grata fue la sorpresa cuando nos percatamos de que nos esperaban muchos rostros sonrientes y tranquilos, deseosos de compartir sus vivencias, deseosos de ser escuchados, de regalar los tesoros que durante mucho tiempo fueron descubriendo, guardando con orgullo, para entonces dejarlos como herencia a las generaciones futuras.

Llegamos pensando que quizás sería una mañana como la de muchos días con algo distinto que hacer, sin embargo se convirtió en el comienzo de experiencia espectacular e inolvidable para todos, para ellos y para cada uno de nosotros.

Y como por arte de magia el tiempo se detuvo cuando empezaron las historias…

Read Full Post »