Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Tiempo’

Reportaje por María Nieves

Fotografía por María Nieves

Después de varios días internalizando y haciendo nuestras las experiencias vividas con los grandes artistas de la vida, nuestros mayores, volvemos a compartir las nuevas experiencias que han comenzado a formar parte de nuestra propia historia.  Esta vez, después de dialogar y compartir con mis estudiantes sobre las nuevas posibilidades que teníamos disponibles para dejar nuestras huellas,  coincidimos en llegar hasta los más pequeños- los niños.  Esos angelitos que llegan a este universo arropados con inocencia divina, con mirada clara y serena que nos regalan su brillo para que recuperémos el nuestro…

Todos vivimos rodeados por niños, en nuestras familias, comunidades, escuelas, espacios comunes en los campos, las ciudades, en fin, en cada rincón.  Sin embrago, dentro de ese paraíso infantil en donde todo debería estar lleno de Amor, Sonrisas, Abrazos y Besos nos percatamos que existen algunos niñitos que viven unas realidades contrarias a las que esperamos que vivan.  Una enfermedad, la pérdida de algunos de sus padres, alguna situación difícil que les haya separado de sus seres queridos, aquellos niñitos que viven fuera de sus hogares y que han llegado a unos espacios maravillosos en donde los han recibido con los brazos abiertos y les han amado con la nobleza de su corazón.

Así, llegamos a uno de esos espacios mágicos en donde cada abrazo los arropa con esperanza, los cuidan con tanta ternura y no sólo les alimentan el ser sino que sanan con cada sonrisa cada una de sus vivencias…  EL nombre de ese lugar encantador se llama Manitas de ángel.  La mañana del 16 de noviembre de 2011. marcó nuestras vidas con un sello especial, el sello de la inocencia que brilla en la mirada de los pequeñines que siempre nos recuerdan que la vida comienza con el nacimiento de un bebé.

Fueron sus manitas de ángel las que nos colmaron de ternura el corazón…  Durante estos días conocerás las huellas que nos dejaron y cómo nos sentimos todos los que les visitamos vestidos de colores, sonriendo en el corazón.

16 Pero Jesús llamó a los niños y dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos.17 Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él.»  Lucas 18,16-17

El amor es para el niño lo que el sol para las flores. No le basta pan: necesita caricias para ser bueno y para ser fuerte. Concepción Arenal


Read Full Post »


12 Los buenos florecen como las palmas

y crecen como los cedros del Líbano.
13 Están plantados en el templo del Señor;
florecen en los atrios de nuestro Dios.
14 Aun en su vejez, darán fruto;
siempre estarán fuertes y lozanos,
15 y anunciarán que el Señor,mi protector, es recto y no hay en él injusticia.

Salmo 92, 12-15

El tiempo sigue su paso lento, sin prisa, sin pausa.  Con los segundos y minutos exactos que nos regalan el privilegio de existir. A veces pensamos que va demasiado rápido y se nos escapan los momentos que quisiéramos perduraran un poco más.  Sin embargo, la vida es así, nuestro paso por esta existencia tiene un tiempo y espacio definido que no es controlado por nosotros mismos.  Por eso lo menos que podemos hacer es vivir cada instante con gratitud, compromiso y responsabilidad.

Una vez vivimos un momento único en nuestras vidas, ya no podemos regresar al mismo para cambiar lo que hicimos, decimos o decidimos.  Sólo nos queda mirar atrás en el tiempo y recordar nuestro pasado.  Aprender de nuestros errores para no repetirlos y celebrar con sencillez los momentos memorables que nos regalaron tantas sonrisas y felicidad.

Es así como llegamos a la otra orilla de la vida, la orilla desde donde se contempla nuestro pasado mirándolo serenamente desde nuestro presente. Es la orilla donde el tiempo ha pintado de blanco nuestros cabellos, ha regalado infinitas enseñanzas a nuestro corazón y serenidad a nuestra mirada: la vejez.

Es la orilla donde nos damos cuenta que somos la obra perfecta de la creación, que DIOS ha sido quien nos ha acompañado en cada parte del camino. Que ha sido DIOS quien nos ha hecho florecer, permanecer de pie en medio de las tormentas de la vida y nos permitió vivir una vida hermosa llena de mágicas sorpresas cada día.  Por eso es que DIOS es el más importante desde este otro lado de la vida, porque sentimos la cercanía de nuestra vuelta a casa, nuestro regreso al Paraíso.

¿Y en dónde buscar entonces a esos héroes y heroínas del presente que en un pasado fueron abriendo caminos, sembrando semillas, conquistando montañas, construyendo puentes, regalando abrazos y sonrisas?  En nuestras familias,nuestras comunidades, nuestros centros de edad dorada, nuestros pueblos, nuestros países, en el mundo entero.

El pasado 25 de octubre de 2011 fue un día único, cinco de mis estudiantes: Ninoshka, Julianiz, Xiomarys, José y Gabriel; y dos maestros: Sr. Juan A. Martínez -a quien agradezco su incondicional apoyo- y esta servidora, visitamos el Centro de Actividades para las Personas de Edad Avanzada en el sectorHato (CAMPEA-Hato) del barrio San Salvador en Caguas, Puerto Rico. Una vez allí la directora del centro, la Sra. Raquel Rodríguez y la coordinadora de actividades, la Sra. Wanda Tirado nos recibieron con una hermosa bienvenida. Estamos muy agradecidos de sus atenciones y de los otros empleados del centro que también disfrutaron del momento.

Grata fue la sorpresa cuando nos percatamos de que nos esperaban muchos rostros sonrientes y tranquilos, deseosos de compartir sus vivencias, deseosos de ser escuchados, de regalar los tesoros que durante mucho tiempo fueron descubriendo, guardando con orgullo, para entonces dejarlos como herencia a las generaciones futuras.

Llegamos pensando que quizás sería una mañana como la de muchos días con algo distinto que hacer, sin embargo se convirtió en el comienzo de experiencia espectacular e inolvidable para todos, para ellos y para cada uno de nosotros.

Y como por arte de magia el tiempo se detuvo cuando empezaron las historias…

Read Full Post »

“¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo?”

Vincent van Gogh

Sencillamente no sería VIDA.  Mirar las huellas del pasado dejadas en el camino de la vida desde el balcón de nuestro presente, es comprender que cada instante tiene su historia.

Historia que a su vez formará parte del legado que cada uno deja a la humanidad. Comenzar a escribir historias, las nuestras y las de otros, es una gran reto y a la vez una gran responsabilidad.  Enseñar a otros, a mis hijos, a mis estudiantes el secreto de capturar vivencias, sentimientos, inquietudes, momentos fugaces e irrepetibles es una tarea delicada, pero gratificante. Detenernos frente a alguien, frente a muchos, para observar, escuchar, atesorar y luego compartir desde nuestra perspectiva nos permite descubrir que:

“Hay dos maneras de vivir su vida: una como si nada es un milagro, la otra es como si todo es un milagro.”

Albert Einstein

“A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.”

Norbert Wiener

Read Full Post »