Feeds:
Entradas
Comentarios

Como siempre el corazón de un artista percibe lo que otros no ven, siente con mayor intensidad la plenitud de la belleza y agradece a DIOS por cada milagro que acontece en este universo maravilloso.  Un artista se deleita en la búsqueda de posibilidades, en la aventura de crear, en el viaje infinito de descubrir lo próximo que podemos hacer…

Así un buen día, de una conversación casual con buenos amigos, surgió la necesidad de llegar con el toque creador del arte hasta los niños y jóvenes de una de nuestras islas municipio, Culebra.  Una isla de insuperable belleza, un paraíso tropical en donde no dudo que Dios se pasea cada atardecer para descansar.   Se nos presentó la oportunidad de subir a un barco con destino a Culebra y llegar junto a otros excelentes colegas, maestros del Programa de Bellas Artes de la Región Educativa de Caguas, hasta las escuelas de la vecina isla para compartir con los estudiantes los talleres concurrentes de Artes Visuales, Danza, Música y Teatro.

Fue un día espectacular, lleno de sonrisas, sorpresas, colores, notas musicales, gestos, movimientos rítmicos y abrazos inolvidadbles.

Nuestra huella como artistas no se hizo esperar, quedó plasmada de inmediato en los rostros agradecidos de estudiantes, maestros, padres y vecinos.

El compromiso continúa, volveremos el próximo mes a dejar nuestra primera huella visible permanente en uno de los espacios públicos que hemos rescatado para el ARTE.  Esta vez nos acompañarán colegas, estudiantes de Culebra, estudiantes de la isla grande, padres, vecinos y voluntarios que han decidido unirse a esta familia de artistas que han hecho grandes diferencias en las vidas de muchos.

Definitivamente, cuando unimos voluntades, se acortan las distancias y entre todos construímos un mundo mejor.

Han pasado muchas semanas, realmente ya pasamos de un año a otro. Sin embargo, hemos estado  como la oruga dentro de la crisálida, transformando y transformándonos…

Luego de visitar Manitas de Angel nuevamente en Navidad, dejamos las huellas de Amor de toda nuestra comunidad escolar.  Cada miembro que compone nuestra comunidad escolar compartió algún artículo que supliría una necesidad de esos ángeles que habitan en el hogar.

No sólo llevamos muchos regalos y artículos de primera necesidad; sino que algunos padres, empleados y vecinos regalaron su esfuerzo y empeño durante varios días para construir un sistema de canales que tienen como propósito recoger las aguas y así proteger el asfalto de la carretera para que así el municipio pudiera asfaltar el camino que estaba tan deteriorado.

Recuerdan los grandes artistas de la vida, los envejecientes del Centro CAMPEA en el sector Hato del Barrio San Salvador de Caguas, Puerto Rico?  Pues a ellos también llevamos nuestro regalo de amor a través de la música navideña que tanto distingue a los puertorriqueños.  Cantaron, bailaron, compartieron sonrisas y abrazos. En esta parranda navideña nos acompañaron otros miembros de la comunidad escolar que también quisieron disfrutar de este mágico momento.

“Enséñanos buen Señor, a servirte como mereces, a dar sin contar el costo, a luchar sin contar las heridas y a no buscar descanso, a laborar sin pedir recompensa excepto saber que hacemos tu voluntad.” 
San Ignacio de Loyola

Reportaje por María Nieves

Fotografía por María Nieves

“Donde hay emoción hay ARTE, Donde hay ARTE hay VIDA, Donde hay VIDA hay ESPERANZA, Donde hay ESPERANZA hay redención.”                                                                                                                                                                         Luis A. Ferre

 

Muchos sentimientos hermosos estuvieron palpitando en nuestros corazones la mañana del 16 de noviembre de 2011.  Nos estuvimos preparando con muchas ilusiones y sonrisas, sin imaginarnos que esa mañana sería una muy distinta a las que acostumbramos vivir.  Una mañana en la que dejamos de ser tanto de nosotros mismos para compartir nuestro AMOR y RESPETO con aquellos pequeñines que, cada vez que el sol se asoma sobre el horizonte, esperan un abrazo y una sonrisa.

Les comparto algunas imágenes que hablan por sí solas.  Imágenes que muestran claramente cómo nos transformamos cuando compartimos AMOR.  Esperamos que las disfruten tanto como las disfrutamos nosotros.

 

 

Qué buena noticia!

Después de vivir una mañana tan especial en Manitas de Angel y meditar sobre los procesos burocráticos que normalmente son tan lentos, cuando deseamos regalarle a algún niño la oportunidad de formar parte de nuestras familias, al leer este reportaje nos sonríe el corazón.

Les comparto el enlace:

Un expreso hacia la felicidad

Reportaje por María Nieves

Fotografía por María Nieves

Después de varios días internalizando y haciendo nuestras las experiencias vividas con los grandes artistas de la vida, nuestros mayores, volvemos a compartir las nuevas experiencias que han comenzado a formar parte de nuestra propia historia.  Esta vez, después de dialogar y compartir con mis estudiantes sobre las nuevas posibilidades que teníamos disponibles para dejar nuestras huellas,  coincidimos en llegar hasta los más pequeños- los niños.  Esos angelitos que llegan a este universo arropados con inocencia divina, con mirada clara y serena que nos regalan su brillo para que recuperémos el nuestro…

Todos vivimos rodeados por niños, en nuestras familias, comunidades, escuelas, espacios comunes en los campos, las ciudades, en fin, en cada rincón.  Sin embrago, dentro de ese paraíso infantil en donde todo debería estar lleno de Amor, Sonrisas, Abrazos y Besos nos percatamos que existen algunos niñitos que viven unas realidades contrarias a las que esperamos que vivan.  Una enfermedad, la pérdida de algunos de sus padres, alguna situación difícil que les haya separado de sus seres queridos, aquellos niñitos que viven fuera de sus hogares y que han llegado a unos espacios maravillosos en donde los han recibido con los brazos abiertos y les han amado con la nobleza de su corazón.

Así, llegamos a uno de esos espacios mágicos en donde cada abrazo los arropa con esperanza, los cuidan con tanta ternura y no sólo les alimentan el ser sino que sanan con cada sonrisa cada una de sus vivencias…  EL nombre de ese lugar encantador se llama Manitas de ángel.  La mañana del 16 de noviembre de 2011. marcó nuestras vidas con un sello especial, el sello de la inocencia que brilla en la mirada de los pequeñines que siempre nos recuerdan que la vida comienza con el nacimiento de un bebé.

Fueron sus manitas de ángel las que nos colmaron de ternura el corazón…  Durante estos días conocerás las huellas que nos dejaron y cómo nos sentimos todos los que les visitamos vestidos de colores, sonriendo en el corazón.

16 Pero Jesús llamó a los niños y dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos.17 Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él.»  Lucas 18,16-17

El amor es para el niño lo que el sol para las flores. No le basta pan: necesita caricias para ser bueno y para ser fuerte. Concepción Arenal


Una mañana diferente

Por José L. Torres
Fotografía por María M. Nieves

El 25 de octubre de 2011 estuve al centro de envejecientes CAMPEA en el sector Hato del Barrio San Salvador de Caguas, Puerto Rico. Donde conocí a varios envejecientes de la edad dorada de diferentes edades.

Ellos se reúnen allí todas las mañanas para compartir entre todos, recordar esos momentos especiales de su vida y disfrutar los años de vida que les quedan.

En cuanto empecé a entrevistarlos todos querían hablar a la misma vez, ya que no tienen personas que los escuchen.  Algunas preguntas que les hice fueron:

¿Cómo quisieran que los recordaran?

“Me gustaría que me recordaran como una persona humilde, luchadora por mi familia, ser un ejemplo para la juventud que está subiendo ahora; pero sobretodo que me recuerden con amor a Dios”.

¿Qué los hace felices?

“Levantarnos cada mañana y darle gracias al Señor porque nos dio un día más de vida”.

¿Por qué es importante dejar huellas?

“Dejar huellas es importante porque nos indica que debemos vivir y ser originales; sin apariencia, sin hipocresía. Por lo general buscamos ser aceptados(as) y reconocidos(as) por nuestras apariencias y falsedades. Dejar huellas es como dar amor sin esperar algo a cambio, ejercer una profesión con dedicación y vocación sin esperar elogios o premios, compartir una amistad sin poner condiciones, ayudar a alguien por amor y no por compromiso u obligación, ser generosos(as) por voluntad y no por egoísmo”.
¡Estas palabras me encantaron!

¿Qué valores les inculcaban en aquellos tiempos?

  • Educación

  • Religión – Amar a Dios sobre todas las cosas

  • Respeto

  • Humildad

  • Lealtad

  • Esfuerzo

  • Dedicación

“Estos son los valores principales que nos inculcaban”

¿Se han perdido los valores hoy en día?

“Lamentablemente, los valores si se han perdido; se han perdido por las drogas, por las bebidas alcohólicas, etc., pero también se han perdido los valores porque los padres no inculcan a sus hijos desde pequeños a asistir a la iglesia.  Si los padres los llevaran desde pequeños a la iglesia se podrían evitar los asesinatos, se podría evitar que los hijos caigan en las drogas entre otras cosas”.

¿Qué opinan sobre la tecnología?

“La tecnología sirve para el que la sabe usar correctamente. También pienso que ha perjudicado a la sociedad”.

¿Cómo era la educación en esos tiempos?

“Antes la educación era hasta el tercer grado ya que los hombres desde pequeños se tenian que dedicar a la agricultura y las mujeres a las labores domésticas”.

Esta visita a CAMPEA cambió la visión que tenía de los envejesientes. Estas personas necesitan más gente que los acompañe para escucharlos y darles cariño. Ya que algunas personas ni se acuerdan de que ellos tambien existen en este mundo.

 

Participantes de este reportaje:

Ana Ayala – 82 años

Isabel Morales – 81 años

Roberto Reyes – 73 años

Elsie Hernandez – 84 años

Gloria Martinez – 67 años

Dolores Nuñez – 79 años

 

Comparto estas palabras que realmente llegan al corazón…

DÉJALO HABLAR

….. porque hay en su pasado un tesoro lleno de verdad, de belleza y de bien.

DÉJALO VENCER

….. en las discusiones, porque tiene necesidad de sentirse seguro de sí mismo.

DÉJALO IR A VISITAR

…. a sus viejos amigos porque entre ellos se siente revivir.

DÉJALO CONTAR

…. sus historias repetidas, porque se siente feliz cuando lo escuchamos.

DÉJALO VIVIR

…. entre las cosas que ha amado, porque sufre al sentir que le arrancamos pedazos de su vida.

DÉJALO GRITAR

…. cuando se ha equivocado porque los ancianos como los niños tienen derecho a la comprensión.

DÉJALO TOMAR UN PUESTO

…en el automóvil de la familia cuando van de vacaciones, porque el próximo año tendrás remordimientos de conciencia si ya no existe más.

DÉJALO ENVEJECER

… con el mismo paciente amor con que dejas crecer a tus hijos, porque todo es parte de la naturaleza.

DÉJALO REZAR

… como él sabe; como él quiere, porque el adulto mayor descubre la sombra de DIOS en el camino que le falta recorrer.

DÉJALO MORIR

… entre brazos llenos de piedad, porque el AMOR de los hermanos sobre la tierra, nos hace presentir mejor el torrente infinito de amor del PADRE en EL CIELO.

Autor desconocido

 

¡Anímate y visítalos! 

Por Xiomarys Rosario
Fotografía por María M. Nieves

Como todos sabemos nuestros padres o abuelos pasaron una época distinta a la de hoy en día.
¿Por qué era distinta la época de nuestros abuelos?
Porque nuestros abuelos les inculcaron valores a nuestros padres que hoy en día, nosotros los jóvenes, no le prestamos tanta importancia. La sociedad en la que estamos viviendo hoy es orgullosa, comparada con la del tiempo de antes, porque la juventud no se conforma con un bulto de $3.00  Antes nuestros padres utilizaban bolsas para cargar los materiales de la escuela entre otros. No había tanta oportunidad de enseñanza.
Su trabajo se basaba en el cultivo de la caña, arroz, café, entre otros. Todos dormían en un pedazo de madera y se arropaban con un saco. Algunos de ellos almacenaban agua en un barril. Utilizaban higueras para comer, planchaban con una plancha de carbón encima de una tabla. También usaban un molino para moler el café y el arroz. Su aseo personal no era como el de hoy, porque se bañaban una vez a la semana y era los sábados. Se cepillaban los dientes con una planta a la que llaman “caíllo”, limpiaban sus necesidades con la tusa q sacaban del maíz y aseaban su ropa con un jabón azul grade llamado jabón de malanga. Es verdad que su ropa, comparada con la de esta época no quedaba tan limpia.

En esos tiempos no existían tantas enfermedades debido a que ellos consumían los frutos de sus propias cosechas y no había tantos procesos. Tenían remedios caseros  como el tocino que quita toda la infección de la herida entre otros. Pero las mujeres no se quedan atrás. Ellas utilizaban una planta llamada  sanguinaria para maquillarse. Se ponían tiritas de papel en el pelo para formar rizos. Todas ellas se vestían de forma conservadora. Nuestros envejecientes eran tan creativos que hasta se inventaron sandalias hechas de cartón.

Algunos pensamos que porque nuestros ancianos estén en la edad dorada toda su vida es aburrida. A veces olvidamos que existen y no les brindamos la atención que ellos necesitan. Si tienes a tus abuelos vivos comparte con ellos su pasado y veras que te divertirás con todas las travesuras que hicieron. Recuerda nuestros ancianos son la luz de nuestros caminos. Cuídalos son un tesoro valioso,  no los hagas sufrir que tarde o temprano te harán mucha falta.

Participantes de este reportaje:

Celia Rodriguez – 70 años
Paulino Flores  –   80 años
Margarita Torres   –  65 años
Encarnación Torres   –  77 años
Antonio Ruiz  –  65 años
Isidoro Arroyo   –  70 años
Carlos Figueroa  –   74 años